Arte, Fashion, Lifestyle

Leyenda del monte Fuji

Como ya sabéis gran parte de nuestros complementos los elaboramos con telas que traemos del mismísimo Japón. Llevamos años contando con este tipo de telas para nuestros diseños por que además de ser de una calidad excelente (algodón) sus estampados son espectaculares!! Una característica de los estampados de las telas Japonesas es que muestran gran parte de su cultura, símbolos sagrados, representaciones culturales, mitos y leyendas, como la que hoy os hemos traído, la del monte Fuji, una leyenda preciosa de amor y fantasía.

El monte Fuji, es un volcán cuya cumbre siempre está nevada y desde la antigüedad ha sido considerada sagrada, incluso adorada como un dios. Existen muchas leyendas, pero una es la historia de la princesa Kaguya o la hija de la luna

Dicen que hace muchos, pero muchos años, vivía un matrimonio que nunca había podido tener hijos. Él era cortador de bambú, iba al bosque buscando los más gruesos para hacer artículos caseros que su mujer vendía en el mercado. Un día, al cortar una de las plantas, vio una luz que surgía del tallo. Dentro había una niña muy pequeña, pero de gran belleza, a la que llevó a casa. Para ellos era una bendición tener a la pequeña que llamaron Kaguya, la princesa de la noche radiante.

A partir de ese día, cuando cortaba un bambú dorado, se encontraba monedas de oro que utilizaba para la crianza de la pequeña.

Pasaron los años, y la belleza de la joven fue conocida. Pronto varios pretendientes llegaron a la casa a pedir su mano. Kaguya rechazaba las solicitudes sin dejarse ver por alguno. un día, el emperador, conocedor de su belleza y aprovechando una cacería, llegó hasta la casa del leñador y logró verla. Desde entonces, su amor por ella fue único. Intentó llevarla a la corte; pero Kaguya se negó, alegando que si contradecía su voluntad, se convertiría en una sombra. A partir de ese momento, la comunicación fue a través de cartas llenas de poesía.

Los padres de la muchacha se preocuparon y le preguntaron por qué no quería ver al emperador. La joven contestó con tristeza que ella era hija del reino de la Luna, desde donde había sido enviada a la tierra por sus padres verdaderos, para protegerla. Pero pronto tendría que regresar.

Lleno de tristeza, el viejo matrimonio pidió ayuda al emperador, quien envió a dos mil de sus más poderosos soldados para impedir que Kaguya fuese raptada.

Se acercaba el día de la luna llena y, comprendiendo que llegaba su partida, la joven escribió una carta a sus padres, en la cual plasmaba la decisión de dejarles, como recuerdo, su bello kimono del color de la noche con destellos de plata. Al emperador le envió otra misiva y un pequeño frasco que contenía fushi, el elixir de la vida eterna.

Llegó la triste noche, cuando la luna se elevó en el cielo y envuelto en una nube, apareció un gran cortejo para recoger a la princesa y llevarla hacia Tsu-ki-no-Miyako, nombre de la capital de la Luna. Los padres se quedaron desconsolados.

Con gran tristeza, recibió el emperador la carta y el frasco. No deseaba la vida eterna sin el gran amor de Kaguya y decidió ir al lugar más cercano al cielo. Sus hombres le informaron que había una montaña alta, y hacia allí se dirigió junto ellos. Esperó hasta ver la plateada cara de la luna y solo entonces hizo una fogata para quemar la carta. El emperador abrió el frasco y dejó caer en la hoguera el elixir de la inmortalidad. El fushi ascendió como espirales de humo hacia el cielo infinito.

Ahora se dice que en las noches de luna llena, en la cima del monte Fuji, se ve el humo de la inmortalidad que sube al cielo, como un saludo a la bella princesa.

Para nuestra colección hemos contado con varios diseños donde el monte Fuji aparece, por lo que quienes tengáis uno de nuestros complementos donde en la tela aparece el monte fuji, la leyenda de la princesa Kaguya o hija de la luna, os acompaña en vuestros pasos…

Mila esker! Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *