Lifestyle

SOY MAMÁ Y SOY EMPRENDEDORA

Soy mujer, soy madre y soy emprendedora. Y muchas diréis, pues muy bien, y qué. Pues señoras y señores, estamos en un momento en el que ser todo ésto no es fácil.

Crear un negocio, tuyo propio, y que justo decidas ser madre es una gran tarea. Eso sí, se puede y es muy gratificante. Dudas, miedos, agobios, críticas y prejuicios,… todo entra en juego, pero yo me siento cual Wonder Woman y decido que quiero todo ello en mi vida.

 

«...la mujer que decide ser madre, puede seguir siendo libre, moderna, intelectual y profesionalmente brillante.» Ana Vidal colaboradora de El País semanal nos lo explica muy bien en el blog de malasmadres. Y así es como debemos sentirnos.

 

 

Tengo la suerte de emprender junto a mi hermana Sandra, y eso ha facilitado mucho poder estar con mi niño y llevar la empresa, en la que ambas realizamos una gran variedad de tareas. Como sabéis muchas de vosotras, no sólo diseñamos y elaboramos nuestros productos, gestionamos la web, redes sociales, fotografía, eventos, patronaje, costura, etc…

Día de patronaje y costura junto a mi mayor tesoro, Álex

Fotografías de producto con mi bebé en brazos días después de dar a luz.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tuve un buen embarazo y eso me ayudó a estar en la empresa hasta el final. Y dos semanas despúes de dar a luz, con todo lo necesario para mi bebé, acompañé a mi hermana para seguir creando y haciendo que nuestro sueño que es Kb Sisters siguiera como siempre.

No tenemos porque renunciar a seguir con nuestros trabajos, siempre y cuando se pueda y sea tú decisión. No es fácil llevar tu negocio, crianza, trabajo por cuenta ajena  (en mi caso también soy monitora de tiempo libre en una Asociación de Discapacidad de Amorebieta AIDAE), pero cuando haces que todo encaje para que todo se pueda llevar a cabo, se puede.

Haciendo alusión al blog de malasmadres por Ana Vidal, «Las que se atreven a dar el paso, deben enfrentarse a la presión social y la imposición cultural de cómo debe comportarse una madre en cada momento: hemos normalizado la crítica mezquina, la que juzga e impone un punto de vista como si se estuviera en posesión de la verdad. Con el tiempo, han aparecido movimientos y colectivos contestatarios, como las Malasmadres, que han desafiado la concepción clásica de la madre, dotándola de realismo y despojándola de exigencias imposibles, prejuicios manidos y esos crueles estereotipos»…  pero tenemos que ser más inteligentes y hacer de nuestra situación un ejemplo a seguir para futuras generaciones.

En mi caso, trabajar además de estar con mi hijo no es ningún esfuerzo ni trauma. Es lo que he escogido y por suerte puedo llevar a cabo por la ayuda que recibo por parte de la familia. No puedo estar más feliz de que mi hijo esté con sus abuelos y tíos cuando sus padres no podemos. Y todas las situaciones son validas,… siempre respeto para lo que cada familia decida.

Os contaría muchas anécdonas en estos 19 meses como amatxu (mamá), pero prefiero obviarlas y deciros que lo estáis haciendo bien, y que opinar es gratuito, pero que vosotras sabréis a qué dar importancia y a que no,… y ya sabéis «no ofende quien quiere, sino quien puede», no lo olvidéis

Se dice que «emprender en cosa de bichos raros«, y si encima añadimos ser mamá las 24 horas del día, pues yo me catálogo como una «HormiWoman«.

 

Feliz semana!!!

Os animamos a que nos dejéis vuestras opiniones y sugerencias sobre este Post.

Mila esker. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *